X
Live    Worship    Grow    Heal

¡Adelante al Reino de Dios!

Hay algo muy apropiado en ordenar a un diácono al principio de Adviento. El camino de Adviento nos lleva a un humilde establo, en busca del príncipe de la paz. El viaje comienza en la oscuridad, pero la luz que brilla nos mueve hacia adelante buscando su plenitud.

Vivimos en la oscuridad global, mientras millones de personas migran, buscando un hogar y seguridad en lugar de peligro, paz en lugar de violencia, vida abundante en lugar de muerte y división. Casi 70 millones están desplazados: 40 millones han sido obligados a abandonar sus hogares en sus propios países (PDI), hay 25 millones de refugiados y 3 millones buscando el asilo. Las caravanas que se mueven hacia el norte desde Guatemala, Honduras y El Salvador son una señal de ese anhelo urgente por la luz. También hay otros buscadores: colombianos que buscan refugio en Ecuador o Brasil; Floridanos y puertorriqueños que buscan tierra seca; los californianos que han huido del fuego y el alud, y la gente frío y hambriento buscan refugio en casi todas las ciudades.

La semana pasada, mi esposo y yo nos unimos a una cena de Acción de Gracias en una iglesia en Nevada. Entre nosotros se encontraba una familia de refugiados que huyeron de Siria hace años, y pasaron años en campamentos esperando ser reasentados. Los padres e hijos llegaron a Reno hace solo dos años. La madre ha aprendido inglés bastante bien, y también las dos niñas de primaria. Su padre es más reacio a hablar, pero sonríe ampliamente. El hermano mayor tiene autismo severo y no habla en absoluto. El niño está aprendiendo a hablar, y sin duda será fluido en árabe e inglés. Son musulmanes y vinieron a la fiesta con una familia de la congregación que los ha estado ayudando a encontrar un hogar en esta tierra extraña. En medio de la comunión y la risa de esa cena de Acción de Gracias, cuando comenzamos a ver el rostro de Dios en cada persona, sabíamos que estábamos en el camino de la luz y la paz.

Los diáconos son líderes en los viajes hacia la luz, y el diácono y la diácona en esa congregación fueron clave para reasentar a esta familia. Organizaron cinco congregaciones en el norte de Nevada para amueblar un apartamento y dar la bienvenida a la familia, contando la historia en la comunidad en general y motivando a las personas a ayudarlas en su largo viaje hacia la luz.

La palabra diácono proviene de dos palabras griegas, una que significa a través, o completamente, o desde todos los lados. La otra palabra raíz puede significar perseguir, conducir, instar, y algunas veces seguir; también puede significar proporcionar, suministrar o ministrar. En la antigua Grecia, un diakonos puede ser un mesero, un sirviente o un mensajero.

Hace años conocí a una diácona que llamó a los diáconos “regañónes”, que perseguían la justicia sin descanso, como la viuda que golpeaba la puerta del juez día tras día, año tras año. Algunas personas la llamaron una apisonadora, porque ella seguía desafiando el statu quo y presionando por algo que parecía mas como hogar para el pueblo de Dios. Una visión del Reino de Dios es el impulso profético que propulsa al diácono. El profeta Jeremías está convencido de que Dios ha puesto la Palabra viva en su boca para que pueda molestar a las personas hacia esa visión de paz.

Los diáconos también son heraldos o mensajeros de la Palabra de Dios (algo así como los ángeles terrenales). Anuncian el sueño de Dios y nos empujan a hacerlo. Pasan sus vidas proclamando el evangelio, en palabra y en hechos, incluyendo la proclamación del evangelio cuando nos reunimos para la Eucaristía. Los diáconos lo hacen dentro y fuera de la iglesia, compartiendo buenas noticias donde sea necesario. Los primeros diáconos, como Esteban, fueron designados para ir a los miembros de la comunidad que no tenían acceso a lo que el libro de Hechos llama “la distribución diaria”. En particular, fueron excluidos porque eran mujeres gentiles que hablaban griego. La palabra de Dios se leyó en arameo o hebreo, y no tenían a nadie para interpretar, traducir o enseñar. Leer el evangelio en la iglesia, en un idioma que la gente pueda entender, es esencial para el trabajo del diácono y es fundamental para la identidad del culto episcopal. Y el trabajo de un diácono es seguir compartiendo esa palabra de Dios de una manera que la gente pueda entender.

Esa es una gran parte de por qué Lilia ha sido llamada a este ministerio. Su primera aparición en esta comunidad episcopal fue sobre el servicio, y sobre la construcción de puentes entre personas que hablaban diferentes idiomas y venían con culturas diferentes. Lilia se ha convertido en tal puente. Jesús vino a este mundo para hacer precisamente eso, y Lilia está destinada a ser un icono encarnado, una ventana, un ejemplo de ese ministerio reconciliador en la carne humana. Me imagino que el obispo de México occidental, nuestra diócesis socia, buscará su ayuda para construir un puente a través de esta frontera, para comenzar a compartir las buenas noticias con nuestros vecinos al sur de la frontera.

Los primeros diáconos fueron enviados a menudo en misiones desde sus comunidades a lugares de conflicto y sufrimiento. Algunos fueron enviados a resolver diferencias; otros para movilizar socorro por los heridos y perdidos. Lilia ya está haciendo ese trabajo de sanidad en medio de esta comunidad multicultural, y oro para que continúe molestándonos en relaciones de amor más profundas y ricas, aquí en este vecindario y en todo el mundo.

Los diáconos han sido tradicionalmente agentes del obispo, como un socio particular en el ministerio. El arcediácono de esta diócesis, Bob Nelson, está encargado de mantener las conexiones entre la obispa y la comunidad de diáconos y diáconas, y de movilizarlos y alentarlos en sus ministerios. El tipo de ministerio que llamamos administración es una antigua vocación diaconal, y la diácona Nancy Holland, que actúa como canónigo al ordinario (Obispo/a) es un buen ejemplo. Los diáconos que sirven en congregaciones muchas veces coordinan el cuidado pastoral (por eso son responsables de las oraciones de las personas en la liturgia), y se aseguran de que todos nos alimentemos de la mesa de la Palabra de Dios. Recolectan los regalos que ofrecemos a Dios (dinero, habilidades, los alimentos que bendecimos en esta mesa) y trabajan para asegurar que se distribuya donde sea necesario. En el mundo antiguo, el diácono solía ser literalmente un mesero, la mayoría de las veces en comidas sagradas, como la que hacemos aquí.

Los diáconos vienen en toda la variedad de la carne humana, para compartir el amor de Dios con personas y comunidades donde no se conoce o se escucha. Los diáconos van como profetas que hablan esa palabra de buenas nuevas, como reconciliadores de la división, como agentes de la iglesia, y alientan a todos los bautizados a enfocar sus propios ministerios de amor y justicia donde sea necesario.

Es muy raro tener una ordenación y una confirmación en el mismo servicio, pero podemos alegrarnos de que hoy la diácona Lilia y Jezabelle Angielynn Galaz nos brinden un ejemplo de la asociación que todos compartimos: dar a conocer el amor de Dios en un mundo herido. En esta comunidad de San Pablo, a la diácona Lilia se le encargara que de alguna manera ayude a Jezabelle a desarrollar y compartir los dones que tiene para el ministerio en las promesas que hace hoy. Juntos, nosotros y todo el pueblo de Dios podemos ser luz en la oscuridad. Toma tu luz, y ve al camino, y veremos la luz que la oscuridad no puede apagar. ¡Ve, sé la luz, trae la luz y sigue la luz de Cristo!

¡Adelante al Reino de Dios!


by
Category: #Bishop's Blog, #Communications, #Evangelism, #Sundays

Respond to this:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recent Stories

Veterans Day Thursday November 11, 2021
October 15, 2021

Veterans Day in the US, Remembrance Day or Armistice Day elsewhere, is remembered on the 11th hour of the 11th day of the 11th month – since 1918, when “the […]

Migration Missive
September 17, 2021

This is the first in a series of regular updates from our Diocesan Migration Missioner, Troy Elder, who can be reached at telder@edsd.org.  For further information about the Migration (formerly […]

New COVID-19 Policies for Diocesan Staff and Events
August 31, 2021

Throughout the COVID-19 pandemic, the Episcopal Diocese of San Diego has been committed to loving God and our neighbors through public health policies that help ensure healthy practices within our […]

View All News
Receive the latest news.

© Episcopal Diocese of San Diego 2021. All Rights Reserved.